miércoles, enero 06, 2010

El aprendiz indeseable

-No tenemos puertas en nuestro monasterio
–le comentó Shantih al visitante.
-¿Y qué pasa con las personas inoportunas, que vienen a perturbar la paz del lugar?
-Las ignoramos, y acaban marchándose.
-¿Nada más? ¿Y eso da resultado?

Shantih no respondió. El visitante insistió algunas veces más. Viendo que no obtenía respuesta, resolvió partir.
“¿Has visto como sí que funciona?”, se dijo Shantih, sonriendo

2 comentarios:

Ana dijo...

esa fue pedrada para el aprendiz sensei?

=)

Celeste♥Castillo dijo...

jajaja...
qué listo (:
Ojalá puediera hacer eso con la gente indeseable...

¡muchos saludos! :D